Mercado motor
alt-text     alt-text     alt-text   
  

Oscar - Mercado Motor - 05/12/2018 -

Así es la fábrica de producción del Ford GT

alt-text

El Ford GT es el deportivo americano por excelencia. Para su fabricación se necesita mucho tiempo, esfuerzo y dedicación. Gracias a un breve documental con Alan Hartman, cliente de Ford y uno de los protagonistas del vídeo, hemos podido conocer cómo es desde dentro el proceso de producción de este superdeportivo.

 

El deportivo americano es realmente canadiense, ya que Ford no es el encargado de ensamblarlo, sino que esta tarea recae en Multimatic, una corporación centrada en el suministro de componentes y servicios de ingeniería a la industria automotriz a nivel mundial. En la planta de producción que hemos conocido gracias a este vídeo, se producirán un total de 1350 ejemplares hasta el año 2020. El proceso de montaje del Ford Gt es totalmente manual.

 

El vídeo nos muestra como son estas instalaciones y cual es su funcionamiento, algo totalmente desconocido para prácticamente todo el mundo. El proceso de montaje es muy lento, y la fabrica produce cerca de 200 unidades del superdeportivo a lo largo del año. Desde que reciben las piezas hasta que el vehículo está ensamblado totalmente pasan 9 días, por lo que sólo producen un ejemplar del Ford Gt al día. Prácticamente la totalidad de los componentes de este coche son hechos a mano, y cada deportivo está formado por algo más de 5000 piezas.

En los años sesenta nació el Ford Gt para LeMans, y debido a sus éxitos alcanzados a nivel de competición, Ford decidió fabricar una serie de ejemplares para la calle. Al principio, estos exclusivos modelos eran muy cotizados en el mundo de los coleccionistas. Desde sus inicios, el Ford Gt ha conservado su estética deportiva haciendo honor al modelo originario. El modelo actual comenzó su producción a inicios del curso pasado y su precio oscila los 400.000 euros.

Aquí os dejamos el vídeo para que podáis conocer el funcionamiento diario de esta planta y para que conozcáis de primera mano la historia de Alan Hartman, afortunado de poseer un Ford Gt.

Fuente: Autoblog


Otras noticias