Mercado motor
alt-text     alt-text     alt-text   
  

Diego Cano - Mercado Motor - 20/04/2017 - COMPETICIÓN

Sebastian Vettel vence en Bahréin y se coloca al frente del campeonato

El alemán bate a los hombres de Mercedes en el circuito de Sakhir

alt-text

El inicio no tendría nada que ver con lo que llegaría después. La salida transcurrió sin incidentes, con todos los coches barajándose entre sí y múltiples cambios de posición. Los más beneficiados fueron Sebastian Vettel y Carlos Sainz. El alemán se deshizo en la primera frenada de Lewis Hamilton, para encaminarse a por Valtteri Bottas. El español tuvo una escalada mucho más notable, subiendo desde la decimosexta posición hasta la décima.

Fueron varias vueltas de tanteo en pista, con poca acción en lo que a rebasadas respecta. Sebastian Vettel no despegaba su Ferrari del Mercedes de Valtteri Bottas, mientras que Lewis Hamilton no se perdía nada desde una distancia prudente. Pero todo cambiaría cuando empezaran a entrar en juego las estrategias. Ferrari volvió a mojarle la oreja a Mercedes y estuvo más rápido y hábil metiendo rápidamente a Sebastian Vettel a boxes, buscando hacerle el “undercut” a Valtteri Bottas para liderar la carrera. De hecho, la idea de Ferrari vendría acompañada de una serie de circunstancias afortunadas.

Durante unas vueltas reinó el caos en pista con varios abandonos. Kevin Magnussen fue el primer afectado, después de que su Haas le dejara tirado. Tras él se fue Max Verstappen, al que le fallaron los frenos y lo dejaron clavado en la grava. Y por último les tocó el turno a Lance Stroll y Carlos Sainz. El español se encontraba saliendo de boxes cuando apareció Lance Stroll y tras no ver éste llegar al piloto de Toro Rosso, ambos colisionaron y quedaron fuera de carrera. Este incidente haría salir al Safety Car y lo que Mercedes vio como una oportunidad para devolvérsela a Ferrari, acabo convirtiéndose en una trampa que pondría la carrera más cuesta arriba aún.

Casi toda la parrilla se dispuso entonces a parar en boxes, incluidos ambos Mercedes que al estar tan juntos se vieron obligados a ralentizar lo máximo posible a la cola para no estorbarse en la parada. No salió del todo bien el plan, puesto que Lewis Hamilton tuvo que frenar descaradamente a Daniel Ricciardo en la entrada al pit-lane y eso le costaría al inglés una sanción de cinco segundos que afectaría directamente a sus posteriores opciones de victoria. Lamentablemente para Mercedes, su plan B tras el Safety Car no tendría éxito y Sebastian Vettel mantendría el liderato frente a Valtteri Bottas y Lewis Hamilton. Mercedes debía reaccionar entonces y decidió mantener a Lewis Hamilton posteriormente en pista buscando una remontada imposible al final. Con Valtteri Bottas desvanecido por detrás, Sebastian Vettel lo tenía todo de cara para ganar. 

La diferencia con el Mercedes desgastado de Lewis Hamilton se reducía a pasos agigantados. Llegaba entonces el momento de pararle para cambiarle las gomas y esperar un milagro por parte del inglés. Por detrás las cosas se estabilizarían, con la mayoría de los pilotos rodando en tierra de nadie. La mayor actividad se centraría en la lucha por la undécima plaza en la que estaban involucrados Pascal Wehrlein, Daniil Kvyat. En su lucha se inmiscuiría la personal entre Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, pero sin mayores consecuencias. 

La situación parecía destinada a una interesante pelea entre los tres hasta que el motor de Fernando Alonso, una vez más, dijo basta. Nuevo fiasco para McLaren, que suma cinco abandonos de seis posibles y que ni siquiera ha podido sacar a competir a Stoffel Vandoorne en otro Gran Premio para olvidar en su historia. Volviendo a la cabeza, Lewis Hamilton se encomendaba a su endiablado ritmo, vuelta rápida tras vuelta rápida. Llegando a rodar en numerosas vueltas hasta un segundo y medio más rápido que el Ferrari de Sebastian Vettel. Desde su propio muro le animaban a empujar más. La tensión y suspense respecto al final de carrera crecía exponencialmente.

Pero todo fue en vano. Sebastian Vettel dio una clase magistral de gestión y tratamiento de carrera y sacó unas décimas vitales para defenderse al final de donde nadie lo esperaba. El alemán mantuvo la distancia perfectamente con el Mercedes hasta llegar a la línea de meta para cruzar bajo la bandera a cuadros victorioso por segunda vez esta temporada. Tras él llegaron Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, que no se marchan precisamente felices de Bahréin. El top 10 lo completaron finalmente: Kimi Räikkönen, Daniel Ricciardo, Felipe Massa, Sergio Pérez, Romain Grosjean, Nico Hülkenberg y Esteban Ocon.

Otro fin de semana de euforia y alegría para Ferrari, que sigue demostrando que es el principal candidato este año a acabar con el monopolio de Mercedes desde que comenzara la nueva era híbrida.

 


Otras noticias