Mercado motor
alt-text     alt-text     alt-text   
  

David Durán - Mercado Motor - 02/05/2017 - COMPETICIÓN

Thierry Neuville gana en Argentina por 7 décimas

El belga le roba la victoria a Elfyn Evans

alt-text

Twitter (@TheDDuran)

 

Thierry Neuville ha conseguido una victoria espectacular en el Rallye de Argentina, venciendo ante Elfyn Evans por siete décimas después de haber estado remontando tiempo durante casi todo el fin de semana. El belga ha acabado por delante del galés y de Ott Tänak, quien ha acabado la prueba por delante del campeón mundial Sébastien Ogier y Jari-Matti Latvala.
 

Los pilotos de la categoría WRC2 fueron los primeros en salir a pista, bajando los tiempos de manera paulatina a medida que se iba limpiando las zonas de gravilla, por lo que se fueron acercando a la barrera de los dos minutos hasta que el piloto de Skoda Pontus Tidemand logró un tiempo de 1:59.2, dos segundos por delante de Benito Guerra y 2,9 mejor que Hubert Ptaszek. Más tarde llegó Lorenzo Bertelli con el primer WRC y superó por dos décimas a Tidemand, liderando el rallye durante unos minutos. Mads Ostberg fue el encargado de arrebatarle el mejor tiempo al italiano, aunque luego fue superado por Evans por un segundo y medio. Este tiempo permanecería como referencia (ni los Toyota ni los Citroën fueron capaces de igualarlo) hasta que llegó Dani Sordo, que igualó la marca del piloto Galés de Dmack con un tiempo de 1:54.7.
 

Pese a ser un tramo mixto con tierra, Sordo y Evans fueron capaces de mantenerse incluso por delante de Hayden Paddon y Thierry Neuville con los otros dos Hyundai i20 Coupé WRC. Meeke se quedó a 1,8 segundos, Latvala a 1,2 y parecía que podrían mantener el scratch cuando llegó Ogier y marcó el mejor tiempo con un 1:53.8, nueve décimas más rápido que Sordo y Evans. De este modo, el vigente campeón mundial comenzaba la jornada del viernes – en la que tendría que limpiar pista durante varios tramos – con nueve décimas sobre el español de Hyundai y el galés del equipo Dmack, con Neuville y Latvala a 1,6 y 2,1 segundos. Ostberg, Paddon, Meeke, Ott Tänak y Juho Hänninen completaban las diez primeras posiciones.
 

El segundo tramo del rallye comenzó con Ogier al frente, liderando por unas décimas sobre Latvala y Thierry Neuville, pero a mitad del tramo cometió un error en las notas que hizo que se saliera de pista, perdiendo unos segundos y parte del frontal. Por detrás  Paddon estaba marcando sectores competitivos hasta que sufrió un vuelco que le hizo perder más de dos minutos y medio, además de dañar partes de su Hyundai i20 Coupé WRC. Para sorpresa de todos, Evans apareció por detrás y logró marcar el mejor tiempo por delante de Meeke y Sordo, colocándose al frente del rallye.
 

El tramo de Amboy – Santa Mónica 1 resultó fatal para el piloto español, pues cuando estaba en mitad del tramo tuvo una rotura en el brazo de la dirección y se vio obligado a detenerse durante diez minutos, interrumpiendo un rallye en el que estaba en posiciones de podio. Los dos Toyota de Latvala y Hänninen llegaron al final del tramo con daños en el frontal – y problemas de pérdida de potencia en el caso de Hänninen. Evans marcó su segundo scratch del día por delante de Meeke, Tänak, Ogier y Ostberg.
 

Sordo pudo arreglar sus problemas y recuperó un ritmo de carrera normal, pero las sorpresas no se detuvieron en el cuarto tramo de la etapa (Santa Rosa – San Agustín 1) pues Meeke tuvo un accidente fuerte cuando marchaba segundo por detrás de Evans. Fue capaz de terminar el tramo, pero con daños por todo su Citroën C3 WRC incluyendo la luna delantera rota – su compañero de equipo Craig Breen tampoco se libró, pues tras un gran salto su C3 WRC se quedó atascado en quinta marcha y perdió más de un minuto. Varios pilotos más se quedaron parados en el tramo, como Valeriy Gorban, Guerra y Ptaszek, mientras que los dos Citroën se marcharon hacia el service al mismo tiempo. El último tramo del primer bucle era la primera pasada por Fernet Branca (conocida también como la Súper Especial de Parque Temático), donde Evans volvió a ser el más rápido por delante de Neuville y Sordo. Al final del bucle el galés lideraba por 30,1 segundos sobre Latvala, 39,8 sobre Tänak y 41,7 sobre Ostberg. Tänak, Ostberg, Neuville, Bertelli, el líder en WRC2 Tidemand, Paddon y Hänninen completaban las diez primeras posiciones.
 

Evans continuó su ritmo dominante en el primer tramo de la tarde por delante de Neuville, Ostberg y Sordo, mientras que Latvala sufrió problemas de temperatura, perdiendo la segunda posición de la general a favor de Ostberg. Tänak y Neuville se enzarzaban en una pelea por la cuarta posición (además de tener ambos a Latvala en el punto de mira) en la que también estaba metido Ogier.
 

En el séptimo tramo del día Paddon marcó el scratch empatando con Evans mientras que Ostberg está a una décima, Tänak a tres y Neuville a seis. Tanto Tänak como Neuville adelantaron en este tramo a Ogier, dejando al campeón mundial en sexta posición al final del pelotón de cabeza – Bertelli se encontraba en séptima posición a dos minutos y medio del piloto de Gap, seguido de un Paddon que acortaba distancias con el italiano.
 

En el penúltimo tramo del día Paddon fue capaz de cortar la racha de scratch que llevaba Evans marcando el mejor tiempo, colocándose séptimo en la general. Tänak y Latvala pincharon en este tramo, pero con resultados muy distintos: el estonio apenas perdió tiempo mientras que el finés cedió treinta segundos cuando uno de los neumáticos se salió de la llanta cuando se desvió de la trazada para evitar una roca que había en el camino. Para acabar el viernes, los pilotos tuvieron que realizar la segunda pasada por el tramo de Fernet Branca, en el que Paddon marcó un nuevo scratch por delante de Evans y Neuville. El galés de Dmack acababa un gran día con 52,8 segundos por delante de Ostberg y más de un minuto frente a Neuville. Ogier, Tänak, Latvala, Paddon, Bertelli, Hänninen y Tidemand completaron las diez primeras posiciones.
 

La primera incidencia del sábado tuvo lugar antes de salir del service, pues Citroën logró arreglar la transmisión de Breen, pero detectaron una fuga de aceite y decidieron que se retirase. Sordo fue el primero en salir a pista y, además de tener que limpiar la trazada, se encontró con el sol de frente, por lo que no pudo hacer nada para recortar tiempo frente a todos los rivales que venían por detrás con una carretera más rápida.
 

Evans se llevó el scratch mientras que Ogier perdió algo de tiempo al cruzársele un perro en mitad de la carretera y descontrolarse el coche cuando llegaba a un paso de agua. Por detrás, Neuville le arrebataba el segundo puesto a Ostberg, mientras que este caía en el punto de mira de Tänak y Ogier. El segundo tramo del sábado era el más largo de todo el rallye, Los Gigantes – Cantera El Cóndor 1 (38,68 kilómetros). Pese a la longitud del tramo, apenas deparó sorpresas (Meeke marcó el scratch por seis décimas sobre Neuville) pero sí una lucha muy bonita entre Ostberg, Tänak y Ogier, que iban marcando tiempos similares con los tres Fiesta WRC además del de Evans, que mantenía su liderato en solitario con una conducción muy madura pese a tener un pinchazo lento.
 

El último tramo de la mañana era la primera pasada por Boca del Arroyo – Bajo del Pungo, en el cual Ostberg se aferraba como podía a las posiciones de podio y superaba a Tänak, Ogier – que perdía segundos debido a un problema en su Fiesta WRC que afectaba en gran medida a su manejo – y Neuville, siendo Meeke el único que pudo quitarle el scratch. Al final de la mañana Evans, tras un segundo pinchazo en los últimos kilómetros del TC-12, mantenía la primera posición con 44,1 segundos de ventaja sobre Neuville, quien se declaraba más centrado en tener a Ogier detrás que en ir a por una segunda victoria consecutiva. Ostberg seguía tercero a 4,1 segundos de Tänak y a 18,6 de Ogier, mientras que Latvala, Paddon, Bertelli, Hänninen y Tidemand completaban las diez primeras posiciones.
 

Durante el primer tramo de la tarde se produjeron varios sustos debido a baches traicioneros que estaban escondidos en mitad de la trazada – Ogier y Sordo se encontraron algunos de ellos, pero sin perder apenas tiempo. Tänak marcó el scratch para continuar con su misión de batir a su compañero de equipo a la vez que le quitaba a Ostberg el tercer puesto y se lanzaba hacia la segunda posición que ostentaba Neuville en esos momentos. Evans lograba aumentar su ventaja con Neuville pese a que llegó a meta con el parachoques trasero colgando.
 

En la segunda pasada por el tramo de Los Gigantes Tänak y Neuville salieron a por todas con la intención de pelear por la segunda posición con un resultado igualado: ambos marcaron el mismo tiempo al final de los 38,68 kilómetros cronometrados. El drama llegó después para Ostberg, que se tuvo que retirar con daños en la suspensión trasera de su coche contra una roca, se le escapaba la posibilidad de seguir peleando por una plaza de podio – mientras, Meeke volcó por segundo día consecutivo al principio del mismo tramo. Este ritmo de Neuville fue clave ya que Evans perdió su difusor trasero, cediendo hasta quince segundos en un solo tramo.
 

Al comienzo del último tramo del día Bertelli sufrió un pinchazo y perdió más de tres minutos, pero logró continuar la marcha en un rallye donde acabar ya era un logro. Neuville marcó un nuevo scratch mientras destrozaba la diferencia con respecto a Evans: en el último tramo fue capaz de quitarle 18,9 segundos. De este modo, a falta de tres tramos del final la diferencia entre Evans y Neuville había bajado desde los 45 segundos hasta los 11,5 segundos, apretando de manera dramática la clasificación puesto que Tänak tampoco estaba muy lejos del belga de Hyundai. Ogier, Latvala, Hayden Paddon (que tuvo una penalización de un minuto al intentar arreglar una barra de torsión y tardar seis minutos más de la cuenta en salir al TC-14), Hänninen, Bertelli, Sordo y Tidemand completaban las diez primeras posiciones de la prueba.
 

Para la última jornada restaban dos pasadas por El Cóndor, con una pasada por Mina Clavero entre ellas. Tänak fue capaz de marcar el mejor tiempo y recortar algo de tiempo a Neuville, quien recortó dos segundos y medio a Evans, que sufrió un problema de frenos durante unos momentos. Los problemas aumentaron para Evans con sobrecalentamiento en la pasada por Mina Clavero, donde Neuville realizó un scratch titánico que les dejaba a ambos a apenas seis décimas de distancia a falta del Power Stage por disputarse. Por detrás, Bertelli se quedaba parado perdía la octava posición a favor de Sordo.
 

En el service de Hyundai empezaron los temores cuando Sordo tuvo un pinchazo y Paddon se arrastró hasta la línea de meta sin dirección asistida. Tänak presionaba con un tiempo competitivo que además aseguraba la tercera posición, pero Neuville no se rindió y fue agresivo de principio a fin, marcando un tiempo varios segundos mejor que el del estonio. Entonces se produjo el golpe final: Evans, que rodaba más rápido que Neuville, chocó en uno de los puentes y perdió el tiempo justo para llegar a meta 1,3 segundos más lento que Neuville. Por siete décimas, el belga había logrado la victoria en la prueba argentina.
 

Con este épico triunfo, Neuville acortaba distancias en el campeonato, colocándose a la estela de Latvala y Ogier, que se mantenía líder. Neuville triunfó sobre Evans, Tänak, Ogier, Latvala y Paddon – Hänninen, Sordo, Ostberg y Tidemand (ganador en WRC2 por tercera vez en la temporada) completaron las diez primeras posiciones en la clasificación del rallye.

 WRC Argentina 2017 Final


Otras noticias